La Lucha de Clases

Ing. Marita HuamánCEO de Ciclus Group

Ing. Marita Huamán
CEO de Ciclus Group

En estos días se ha tornado cotidiano escuchar mensajes  acerca de la agresiva lucha de clases, los que buscan acentuar las brechas existentes entre unas y otras y de forma poco constructiva avivando sentimientos negativos entre hermanos. Sin embargo, en el país hay una corriente silenciosa y muy poderosa que está resultando un motor social y económico que está modificando los pilares estructurales y económicos del país.  Esa corriente está constituida por las micros y pequeñas empresas, impulsadas por el empuje de los emprendedores que con su creatividad y audacia están generando que la PEA tenga cada vez un porcentaje más alto de trabajadores en estas empresas.

Si analizamos los datos que nos provee el TOP 10,000, encontraremos que sólo existen alrededor de 700 empresas que facturan mas de 50 millones de dólares, y entre 10 y 50 millones, 2300 empresas; esto quiere decir que de alrededor de 3 millones de empresas que existen en el país,  sólo el 0.1% de ellas son grandes.

Si hacemos el análisis desde la perspectiva de las empresas grandes,  los proveedores y canales de distribución de estas empresas están constituidos por empresas pequeñas o medianas.  Si hacemos el análisis desde la perspectiva de las empresas del último nivel de la pirámide, le proveen servicios a las empresas grandes.  En pocas palabras, existe un eco-sistema de convivencia entre las grandes y las pequeñas.

Volviendo a nuestra reflexión inicial, la verdadera lucha de clases está en la lucha por la creciente integración y desarrollo de esta relación y los modelos de trabajo entre ambas empresas y la cada vez mayor dependencia que existe en estas.  Por un lado, la empresa grande requiere establecer modelos de trabajo que faciliten a la pequeña a adecuarse a los estándares de la grande y por el otro, la pequeña debe proveer los servicios que el mercado y la gran empresa demanda. Asimismo,  al establecer ese modelo de relación; el crecimiento de ambas está garantizado.

Para que los beneficios de los programas de inclusión social no sean temporales, es necesario trabajar en la inclusión económica que le de el soporte a aquellos emprendedores que con su empuje y creatividad cada día están modificando los pilares de nuestra sociedad.

Es importante trazar una ruta y establecer ese horizonte en el que podamos medir el crecimiento sostenido de dichas empresas y que se pueda observar la velocidad de crecimiento tal que cada vez signifiquen mayor aporte al país.

Entonces la tarea esta en reducir las brechas entre las pequeñas y las grandes y hacer que esa lucha de clases sea cada vez mas sostenida y alcance los objetivos que la sociedad y la economía demandan.

Elaborado por:

Marita Huamán

CEO de Ciclus Group

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: