Reglas de Negocio en las Empresas

¿Alguna vez ha escuchado o sabe lo que es una Regla de Negocio? de seguro sí, y probablemente dirá que es aquello que se utiliza para operar un negocio. La afirmación es correcta. Sin embargo, es mucho más amplia y es que con el pasar de los años este concepto ha manejado distintos nombres hasta llegar a Regla de Negocio. Las reglas de negocio son guías que permiten tener claro cómo reaccionar frente a las situaciones diarias que se presentan en los procesos de negocio; si estas reglas no existiesen se estaría en un contexto en el que se tendría que idear una solución para cada una de estas situaciones, todo esto generaría una atención lenta, costosa y con posibles resultados inconsistentes. En resumen, una regla de negocio significa el modo en cómo se van a realizar las cosas frente a una actividad en particular o escenario de negocio; es decir cuando ocurra “esto” entonces haga “esto”.

Bajo lo mencionado anteriormente, las reglas de negocio están relacionadas al comportamiento, conductas, acciones y procedimientos de las personas dentro de cualquier escenario que pueda presentarse en el sistema del negocio de la empresa; se hallan en las políticas de la empresa, en los procedimientos que esta defina, en la mente del usuario del negocio o en la lógica de las aplicaciones sistemáticas existentes. No hay empresa que no las tenga y aquellas que consideran que no las tienen, es porque no las han sabido identificar.

Ahora, se sabe lo que es una regla de negocio y donde se encuentran. Pero ¿para qué se necesitan?, ¿qué beneficio genera a la empresa recorrer y analizar los procesos de negocio en búsqueda de estas? La respuesta es dejar de depender de la presencia del usuario del negocio frente a las operaciones que realiza diariamente. También, es que estas reglas sean automatizadas en la medida de lo posible, para que así el usuario del negocio pueda tener más tiempo para analizar y proponer mejoras en el proceso que está involucrado.

Por otro lado, el beneficio que genera las reglas de negocio a las herramientas tecnológicas y sobre todo la automatización de las mismas, es que al estar estas reglas dictadas en un sistema, eleva considerablemente la calidad de estas desde su almacenamiento hasta la administración que se le proporciona a estos datos; evitándose las dudas del usuario referentes a qué información ingresar o qué decisión tomar, ya que el sistema provee estas respuestas.

Finalmente, conocer todas las casuísticas y traducirlas en reglas de negocio, permite a las empresas incrementar el control y conocimiento de su organización, así como de las regulaciones en sus procesos de negocio.

 

Elaborado por:

Víctor Ruiz

Analista de Business Intelligence de Ciclus Group

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: