La Cultura Organizacional adecuada para su Empresa

La cultura organizacional de una empresa, ya sea grande o pequeña, debe basarse en principios que reflejen las creencias esenciales que se desarrollan en las relaciones con empleados, clientes y proveedores; lo que generará la base para un crecimiento sostenido, de tal manera que converjan  la ganancia y competitividad comercial, con los valores éticos y humanos.

La cultura organizacional varía de empresa a empresa y busca promover que los empleados sean leales, comprometidos y fomenten el trabajo en equipo. Cuando la cultura en la organización es sólida se logra que todos los colaboradores trabajen por objetivos en común para lograr que, tanto la empresa como los empleados, crezcan de manera sobresaliente.

Los principios fundamentales que todas las empresas deberían aplicar para alcanzar una cultura organizacional en la que se logre trabajar por los objetivos comunes son: respeto por todas las personas, todos deben actuar con compromiso, debe existir confianza mutua, la empresa debe generar credibilidad y los empleados deben procurar mejorar continuamente su desempeño.

Para crear una cultura organizacional que permita a las personas desarrollarse en un ambiente adecuado y crecer personal y profesionalmente es necesario conocer los factores que ésta enfrenta. Los factores críticos son los cambios externos y la integración interna. El desafiante y cambiante entorno globalizado hace que sea indispensable que todos los colaboradores además de trabajar alineados a los objetivos y políticas de la empresa, actualicen sus conocimientos para ser altamente competitivos en el mercado. Por otro lado, al hablar de integración interna es primordial promover el desarrollo de una comunicación interna constante para así generar relaciones interpersonales sanas; también es necesario establecer límites, políticas y normas, una estructura organizacional clara y aplicar estímulos y sanciones según sea necesario.

Como se ha comentado anteriormente, es adecuado que todos los empleados tengan un perfil que sea afín a la cultura deseada dentro de la empresa, es por ello que es necesario que en el proceso de selección de personal esto se considere y todas las personas que ingresen tengan un perfil acorde a la cultura. Se debe buscar mantener la cultura y evaluar que todos los colaboradores estén alineados y para ello es importante mantener contacto constante y realizar evaluaciones regulares para definir qué acciones realizar en caso algunas personas no estén acorde con la cultura. Otro punto importante son las capacitaciones, lo que permitirá transmitir los conocimientos para mantener la cultura estable y por último se deben considerar los eventos de integración que generan mejores relaciones entre el personal de la empresa.

La cultura organizacional se puede dividir en dos tipos: cultura fuerte y cultura débil. La organización es responsable de analizar el tipo de cultura que posee para poder determinar los efectos que ésta tiene sobre el personal y ser capaces de tomar las acciones correctivas que sean necesarias para poseer una cultura adecuada.

En conclusión, la cultura organizacional es primordial para el funcionamiento de una empresa y depende de los directivos y responsables del área de Recursos Humanos definan cómo se trabajará y fomentará para que ésta brinde beneficios al desarrollo de la organización. Es fundamental que se trabaje para establecer y conservar una cultura fuerte, que permita a los empleados alcanzar su máximo potencial, así como conservar la convicción de su importancia para la empresa.

Elaborado por:

Valeria Cebrián

Administradora de Ciclus Group

Dos prioridades en la administración de una empresa

Existen muchos tipos de empresa en el mercado donde todas poseen objetivos diferenciados, sin embargo, hay prioridades en la administración que son fundamentales para todo tipo de negocio.

En primer lugar, se hablará de la importancia del buen manejo del dinero, considerado como prioridad principal, la mejor manera  de lograr ello es el uso adecuado de un presupuesto, una herramienta de control que permite administrar los gastos de la empresa y que ayuda a utilizar ordenadamente los recursos financieros.

Sin embargo, muchos de las dificultades que pueden experimentar las empresas  provienen de tres principales causas relacionadas con el presupuesto:

  1. La falta de un presupuesto: la herramienta no existe o no se usa.
  2. Uso inadecuado del presupuesto. Existe pero no se respeta o se maneja de acuerdo a la alta dirección.
  3. Prioridades financieras mal establecidas. Se elabora un presupuesto pero las prioridades de inversión y gastos están mal definidos, generando desequilibrio en los objetivos del negocio.

Contar con un presupuesto mensual de gastos permitirá definir de forma clara y objetiva las prioridades del negocio lo que derivará en el uso inteligente y ordenado del dinero. Además otro objetivo es evaluar cómo está operando el negocio y determinar si el uso de los recursos financieros es el apropiado y si no es así se podrá implementar acciones para que en los próximos períodos el dinero sea mejor invertido y aprovechado al máximo.

En segundo lugar se hablará de la administración del personal, quien sin duda es el motor de las organizaciones, es por ello debe ser considerado como una prioridad. Mejorar la gestión de personas permite alinear su productividad con los objetivos de la organización a fin de ofrecer un servicio de calidad, que permita un equilibrado desarrollo de recursos y satisfacción para ambas partes.

Es fundamental, tratar de lograr un equilibrio entre las demandas de la empresa y las necesidades de quienes aportan su esfuerzo, capacidad, conocimientos, experiencia y compromiso; para que en el intercambio ambos ganen. Es así que el área de Recursos Humanos debe estimularlo y capacitarlo para incrementar sus competencias; aumentando consecuentemente su competitividad y productividad.

Finalmente, se concluye que si bien las empresas tienen prioridades adicionales, es necesario que primero se enfoquen en los dos puntos antes mencionados que ayudaran a tener una empresa más ordenada y productiva. Definitivamente si estas áreas están organizadas, el mayor tiempo invertido será en las actividades core del negocio, lo que generará una mayor rentabilidad para la organización.

Elaborado por:

Valeria Cebrián

Administradora de Ciclus Group

A %d blogueros les gusta esto: